Escritores famosos y sus mascotas ~ Mundi Mascotas -->

Escritores famosos y sus mascotas

Escritores famosos y sus mascotas

Escritores famosos y sus mascotas

Si revisamos la lista de mascotas que han tenido los mas prominentes escritores, encontraremos la presencia de perros, osos, cuervos, y al...
19:30
Escritores famosos y sus mascotas
Si revisamos la lista de mascotas que han tenido los mas prominentes escritores, encontraremos la presencia de perros, osos, cuervos, y alguna que otra excentricidad, sin embargo, son los gatos quienes predominan en la vida de los escritores, cuando estos han decidido circunstancial o premeditamente tener la compañía de una mascota,  quizás sea su sentido de la independencia, su complicado carácter o el misterio que los envuelve, pero son los gatos los que más vínculo han establecido con escritores a lo largo de la historia. 




Fotografía: Antonio Marín Segovia

Si bien mucho se ha hablado sobre los rasgos conductuales de las personas que se inclinan hacia los perros o los gatos, diferenciandolos al punto de generar estereotipos que consideran a los primeros leales, amables y serviciales y a los segundos independientes, introvertidos y curiosos, la realidad es que la compatibilidad con un animal de compañía dependerá de factores que van más allá de la personalidad.

Las mascotas o animales de compañía como suelen decir los activistas por los derechos de los animales o como diría el mismo José Saramago  quien pidió  "no llamar “mascotas” a nuestros animales de compañía, busquemos otra palabra más cercana, más cariñosa, más de entre iguales, una palabra desde la que no los veamos como un juguete, como algo que nos “sirve de talismán, que trae buena suerte”, y  es justo este sentido el que le han dado muchos escritores a sus compañeros de vida, al punto de convertirse en inspiración para su trabajo. 


Charles Baudelaire. 

Baudelaire escribió que los gatos eran "seráficos", tan sutiles y armoniosos como los ángeles. También una vez se quejó en una carta de que era imposible vivir con su amante, Jeanne, quien se llevó a su gato y trajo perros. 

Charles Bukowski. 

Charles Bukowski tenía un gato montés llamado Butch Van Gogh Artaud Bukowski. Él dijo: ‘Tener un montón de gatos alrededor es bueno. Si te sientes mal, solo miras a los gatos, te sentirás mejor, porque saben que todo es, tal como es. No hay nada de qué emocionarse. Solo lo saben ".

Virginia Woolf




Virginia Woolf amaba los cocker spaniels, y su amado perro Pinka a menudo estaba a su lado. También escribió Flush: A Biography, un relato medio ficticio del cocker spaniels del poeta Elizabeth Barrett Browning, que se llamó "Flush" por alguna razón desconocida.

Colette 

Colette ha sido descrita como "la mujer gato original", y tuvo una historia de amor de toda la vida con los gatos. Como dijo: "No hay gatos comunes". La novelista francesa, más famosa por su novela Gigi, dijo: "Mi gata no me habla tan respetuosamente como yo a ella". Una de sus citas más hermosas sobre gatos es : "Fui a recoger las pocas pertenencias personales que ... considero invaluables: mi gato, mi determinación de viajar y mi soledad".


Edgar Allan Poe. 

Poe era un amante de los gatos y él y su esposa, Virginia, tenían un gato llamado Catterina. Una de sus historias más aterradoras es El gato negro. Él dijo: "Ojalá pudiera escribir tan misterioso como un gato".

Jean Cocteau. 

Cocteau era un devoto de los gatos que ayudó a fundar un club en París llamado "Cat Friends Club". Como él dijo: “Amo a los gatos porque disfruto de mi hogar; y poco a poco se convierten en su alma visible ".

Jean Paul Sartre. 

Aunque la relación de Sartre con los gatos no está bien documentada, se lo ve en fotografías que sostienen a un felino muy guapo en el trabajo. Sartre también fue una de las inspiraciones obvias para Henri, el gato existencial, y se cree que todos los gatos son, por naturaleza, existencialistas.

Jorge Luis Borges. 



El poeta, ensayista y escritor de cuentos argentino que ayudó a popularizar la literatura latinoamericana compartió su humilde vida con varios gatos, incluido un gran felino blanco llamado Beppo, que lleva el nombre de un personaje de un poema de Lord Byron sobre un hombre perdido en el mar. Él escribe: “Perteneces a otro tiempo. Eres el señor de un lugar limitado como un sueño "(de" A un gato ")


Julio Cortázar. 



Cortázar era un amante de los gatos y era dueño de un gato llamado Theodor W. Adorno, sobre quien escribió extensamente en el libro Alrededor del día en ochenta mundos. “A veces añoraba a alguien que, como yo, no se había adaptado perfectamente con su edad, y esa persona era difícil de encontrar; pero pronto descubrí gatos, en los que podía imaginar una condición como la mía, y libros, donde la encontraba con bastante frecuencia ".


Alice Walker

Alice Walker no solo tiene gallinas mascotas, sino que escribió un libro completo sobre su relación con sus gallinas. Y vaya si ella ama a sus pollos. Pasa página tras página detallando su vida cotidiana y refiriéndose a sí misma como su "Mami". 


Mark Twain. 




"Simplemente no puedo resistirme a un gato, particularmente a un ronroneo. Son las cosas más limpias y más inteligentes que conozco, aparte de la chica que amas, por supuesto ". Twain tenía once gatos en su granja en Connecticut. Cuando su querido gato negro Bambino desapareció sacó un anuncio en el New York American, ofreciendo $ 5 por su regreso seguro con la descripción: "Grande e intensamente negro; piel gruesa y aterciopelada; tiene un tenue mechón de pelo blanco sobre el pecho; no es fácil de encontrar en la luz ordinaria ". Afortunadamente, Bambino apareció en el patio de un vecino y fue llevado a casa, pero durante días después los fanáticos de Mark Twain siguieron apareciendo con gatos extraños, alegando que lo habían encontrado.

Stephen King.

Este famoso amante de los gatos escribió que "podría ser que la división más grande del mundo no son los hombres y las mujeres, sino las personas a las que les gustan los gatos y las personas a las que les gustan los perros". La película de 1985 Cat's Eye, escrita por King y basada en sus historias "Quitters, Inc." y "The Ledge" presentan a un misterioso protagonista de gatos a lo largo de la antología de tres capítulos. El autor de Shawshank Redemption ha tenido varias mascotas a lo largo de los años, incluido "un gato siamés bastante loco" llamado Pear.

Winston Churchill. 

Winston Churchill, adoraba a los gatos. Churchill solía referirse a su gato, Jock, como su asistente especial. Se informó que Jock estaba en la cama con su amo el día que murió el gran estadista británico.

Charles Dickens

Charles Dickens era una persona animal. Tenía gatos, perros, un canario, un pony, un águila y varios cuervos sucesivos llamados Grip. El primer Grip aprendió a imitar el habla, y Dickens grabó amorosamente el vocabulario del pájaro. Amaba tanto a Grip, de hecho, que cuando murió el pájaro lo tenía relleno, así como escribió en la novela Barnaby Rudge. Un joven escritor llamado Edgar Allan Poe conoció a Dickens y Grip en sus viajes, y la mayoría de los estudiosos de Poe creen que leer sobre el Grip ficticio también lo inspiró a escribir sobre cuervos.

Flannery O'Connor






La autora y ensayista Flannery O'Connor coleccionó pavos reales. En su granja en Georgia, crió más de cien pavos reales, que aparecieron en algunos de sus ensayos como los "Reyes de los pájaros". Además de los pavos reales, mantenía patos, emús, avestruces y posiblemente incluso tucanes.


Ernest Hemingway  



Comenzó con un gatito de seis dedos llamado Blancanieves, un adorable regalo de un capitán de barco. Poco después, comenzó a adoptar más gatos, lo que llevó a más y más gatitos de seis dedos. Si visita hoy su casa convertida en museo en Key West, Florida, aún puedes encontrar de cuarenta a cincuenta gatos de seis dedos viviendo allí, los descendientes de su gatito original.

Lord Byron

El poeta excéntrico Lord Byron amaba a sus mascotas, pero le encantaba ser mezquino aún más. A principios de 1800, trató de traer a su perro con él para estudiar en el Trinity College, pero le dijeron que no se permitían perros en el campus. Entonces trajo un oso en su lugar. Como le escribió a un amigo en 1807: “Tengo un nuevo amigo, el mejor del mundo, un oso domesticado. Cuando lo traje aquí, me preguntaron qué hacer con él, y mi respuesta fue: "debe sentarse para una beca".

Gertrude Stein





Gertrude Stein y su compañera Alice B. Toklas tenían afinidad por los caniches blancos, que siempre se llamaban Basket, hacían que se bañaran en agua azufrada cada día, y luego  haría que sus invitados corrieran al perro en círculos en el patio hasta que estuviera seco.


  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link
  • Link